Los diferentes estados de la conciencia respecto a la comida

Llevo observando un hecho muy curioso desde que me he puesto en serio con esto de hacer dieta y “cuidarme un poco”. Y son los diferentes estados de animo y conciencia que uno sufre cuando se pone a hacer dieta. Lo primero que ocurre, es que la comida esta presente, mas que nunca, a todas horas. Muchas veces comemos de manera automatica, casi sin mirar que comemos, nos dejamos llevar por lo que hay. Hoy nos apetece comer esto, o lo otro, o ahora me como esto y despues eso otro. No parece haber un patron, se come lo que hay y palante a seguir haciendo cosas.

Cuando haces dieta o quieres adelgazar, tu vida cambia, y tienes que estar haciendo un juicio sumarisimo a todo lo que te vas a llevar a la boca. El comer se convierte en un juego de rol, donde constantemente tienes que tomar decisiones, que haran que tu cuerpo adelgace o no. Se empieza comiendo menos y solo alimentos sanos, y se termina haciendo algun tipo de deporte.

En mi caso, puedo estar un tiempo asi, pero no por mucho tiempo, ya que cualquier altibajo en el estado emocional, puede derivar en saltarse todo ese plan y abusar del cerdeo. Sin ir mas lejos, hace dias decia en este blog que iba a ponerme en serio, y asi fue, pero no pasaron ni 3 dias, que vino ese aciago incidente donde me robaron en casa. Quizas para motivarme, o para contrarestar la pena, me puse ciego a pasteles, palmeras de chocolate y todo lo que pude pillar. Resultado, 1 kilo mas para el cuerpo. Y la pregunta que me hago es, como se puede romper un estado donde no dejas pasar ni una, a ir de cabeza al lado contrario, donde el cerdeo ocupa una parte importante del dia?. Que mecanismo hace en el coco que haga que todo se caiga como un castillo de naipes?.

No es la primera vez que me pasa, que mande a tomar por culo una dieta, o un estado de conciencia afin al adelgazamiento. Me pasa otra cosa. Desde que abri este blog, muchisima gente se ha ofrecido desinteresadamente a ayudarme a bajar esos kilos, desde aqui vaya mi gratitud. El problema que veo es que hay una parte en mi que a veces requiere esa ayuda y otras veces que no la quiere. Me veo inundado de una apatia total hacia cambiar mi estado de animo. Es como si dijera, “dejadme en paz, no me interesa nada de lo que decis”. Por eso se me hace dificil adelgazar, cuando avanzo y me quito algunos kilos, viene despues, sin poder pararlo, una ola de desastres que me obligan a estropearlo todo. Yo lo llamo ansiedad, no se como lo llaman los demas… a mas gente que conozco le ha pasado, los que nos gusta comer, tenemos ese problemilla. Lo cierto es que es mas complicado de lo que parece, porque luchamos contra enemigos invisibles que te dicen, no hagas esto, haz esto otro. Como pararlo entonces?

En fin, esto sigue, quizas algun dia consiga el objetivo, quizas no. Pero mientras tanto, por el camino, iremos conociendo mejor todos los misterios del cuerpo humano.

Libros de Torbe